juegos

Fist II: The Legend Continues (1986) Melbourne House

La leyenda continua

Mil novecientos ochenta y cinco, Melbourne House sorprende a propios y extraños con The Way Of The Exploding Fist, en opinión de un humilde servidor, el mejor juego de karate programado para Spectrum. Las publicaciones de la época dieron buena cuenta de la calidad atesorada en él y no fueron pocos los halagos recibidos amén de importantes distinciones (premio al 2º mejor juego de 1985 según Game Of The Year y mejor juego de ese mismo año en la categoría de juegos deportivos). El período 1985-1986 supuso un momento pródigo en publicaciones versadas en artes marciales, un género fértil y aún por explorar que fructificó en un buen puñado de títulos como International Karate, Sai Combat, Kung-Fu Master, The Way Of The Tiger o Yie Ar Kung-Fu entre otros. El éxito cosechado debió servir como acicate porque al año siguiente aquellos que hicieron posible The Way Of The Exploding Fist (TWOTEF) se embarcaron en su secuela. Un proyecto que supondría una continuación con luces y con sombras y que a fin de cuentas resultó un título curioso por su diferencias con su predecesor, hablamos de Fist II: The Legend Continues.

La carga de práctica nos deja ver escenarios más cuidados que en la videoaventura...

Publicado por Melbourne House en 1986 y programado por Beam Software a través de la misma nómina de programadores que ya crearan la primera parte (y responsables de juegos como Asterix and the Magic Cauldron o Rock'n'Wrestle), Fist II: The Legend Continues se presentó ante la comunidad spectrumera con jugosas novedades. Para empezar una doble carga que permitiría a los gamers de la época, por una parte, rememorar a secas los intensos combates de TWOTEF para familiarizarnos con los controles, y por otro, sumergirnos de lleno en el juego en sí, que en este caso, y esta es la gran diferencia respecto a su predecesor, se perfila como una videoaventura en lugar de un simple juego de combates cuerpo a cuerpo.

...y supone un clon de TWOTEF con alguna diferencia.

Pero vayamos por partes. El juego de «práctica» supone el punto de partida perfecto para hacernos una idea de los combates que libraremos en la otra carga. Un juego prácticamente idéntico a TWOTEF salvando las distancias como, por ejemplo, el sistema de combate; ahora éste no se decide a través de un sistema de puntos por ipones sino que cada luchador cuenta con una barra de energía. Cuando esta se agota el luchador da con sus huesos en el suelo.
El abanico de movimientos es idéntico al del primer juego por lo que tendremos multitud de opciones para alcanzar a nuestros rivales. Los escenarios son tres y en ellos nuestro luchador tendrá que ganar una y otra vez hasta alcanzar el décimo Dan (o categoría suprema). Hasta aquí poca historia pero como reza el slogan del juego: La leyenda continua.

En la videoaventura tendremos que recorrer varios kilómetros a pleno pulmón hasta que encontremos la senda del triunfo.

Años atrás, cuando los torneos de los grandes maestros eran una realidad y el camino del puño explosivo imponía su ley pocos hubieran imaginado que la sombra acabaría por imponerse con la llegada del señor de la guerra. La población fue sometida y esclavizada por secuaces mercenarios al servicio del gran líder quien regía con tiranía desde su cuartel general próximo al gran volcán. La naturaleza devoró las aldeas, los animales salieron de la oscuridad y la decrepitud acentuaba el peor de los augurios. Pero no todo estaba perdido. Los viejos del lugar hablan de un descendiente de los maestros del puño explosivo, un liberador, un receptáculo de la antigua sabiduría de los grandes luchadores de antaño que algún día habrá de llegar para derrocar al usurpador en su propio terreno… ¡Y ese luchador eres tú!
Bien, ahora tenemos un cometido que cumplir, no sólo medirnos a numerosos contrincantes y salir airosos sino completar una búsqueda que nos llevará por numerosos escenarios como la jungla, aldeas y sus viviendas, túneles subterráneos (algunos con gases venenosos), zonas elevadas y precipicios. Por todos estos lugares están diseminados los pergaminos donde los antiguos maestros dejaron grabados sus conocimientos y la localización de dichos documentos se hace imprescindible si queremos completar la aventura.

Después de tanta carrera y pelea bien viene un poco de meditación y tranquilidad.

Estos pergaminos son la única fuente de sabiduría a los que podemos acceder y para poder completar nuestro camino físico y espiritual tenemos igualmente a nuestra disposición varios santuarios desperdigados por el terreno para poder recuperarnos físicamente y de paso asimilar los conocimientos de cada pergamino previa meditación. A cada altar le corresponde un pergamino específico así que es menester encontrar la concordancia entre ellos. Los trigrams, que es como se denominan los contenidos de los pergaminos son siete: El creativo, el suave, el despertar, el abismal, el inmóvil, el receptivo, el pegajoso y el alegre. Cada uno con una habilidad especial que será necesaria para poder completar nuestra búsqueda. A medida que recopilemos los trigrams y conozcamos el mapeado podremos ir ascendiendo poco a poco en altura por el terreno que lleva al volcán, donde el señor de la guerra impone su dictadura. Ahora bien, el camino no sólo es largo y confuso. Como aspirante a salvador los soldados del señor de la guerra nos aguardan en el camino. Algunos son débiles, como los soldados campesinos contratados a sueldo, y otros temibles como los asesinos, los ninjas (y sus shurikens), los guardias guerreros y sus superiores, los shoguns. En algunos tramos tendremos la oportunidad de batirnos con enemigos salvajes, las panteras (aunque éstas se asemejan más a un gato que otra cosa).

El gran volcán en cuyas proximidades se halla (supuestamente) nuestro objetivo final.

Los gráficos de Fist II: The Legend Continues son más bien toscos, con trazos gruesos y poco definidos en la mayoría de escenarios (70/100) si bien bastante más cuidados en la carga de «práctica», especialmente el primer escenario de lucha. En cuanto a los protagonistas los sprites son correctos sin llegar a igualar las magníficas representaciones de TWOTEF. Al menos hay una variedad de personajes, algunos por cierto bastante extravagantes como por ejemplo los ninjas, que van a pecho descubierto pero con la cabeza cubierta, los campesinos, que hacen acto de aparición… ¡con una gorra! (en este momento parece que nos estemos batiendo a ostias con un aparcacoches) o las ya mencionadas gato-panteras. En otro orden de cosas el color está presente en toda la aventura lo que es de agradecer aunque pare ello tengamos que sufrir un scroll pesado y poco definido acompañado de un movimiento del personaje lento (sobre todo cuando nuestro protagonista corre) pero aceptable (65/100), eso sí, con un sistema de colisiones en los combates menos logrado que en TWOTEF. ¿Y la dificultad? Nos topamos con un programa de dificultad elevada (60/100), por un lado los combates son relativamente fáciles si ejecutamos determinados combos (la patada voladora y las volteretas son un buen ejemplo), eso sin considerar que podemos recuperar nuestra energía en los santuarios. El número de teclas para controlar al protagonista es elevado (son 9 teclas en total) si bien es cierto que ello no añade demasiada dificultad al desarrollo de la aventura y que podemos escogerlas a nuestro gusto. El verdadero problema que encontramos para acabar la aventura es… como explicarlo, a ver, hemos de recopilar los pergaminos ante todo y para ello daremos muchas muchas vueltas. Luego, supuestamente, hemos de superar algunas barreras naturales pero al cabo de rato deambulando por la jungla y demás nos daremos cuenta que no llegamos por ningún lado a la fortaleza del señor de la guerra.

Algunas de las grutas subterráneas contienen gases venenosos.

En algunas ocasiones veremos en el fondo el volcán y en otras ocasiones lo que parece las construcciones de algún pueblo o aldea (si no me equivoco se trata de la aldea que aparece en el primer nivel de la carga de prácticas) pero poco más. Las instrucciones hablan de ríos, cascadas y ciénagas pero yo aún no las he visto. Creo recordar haber leído hace años que el juego tenía un bug y que por eso no se podía acabar pero para mi sorpresa sí que se puede acabar. Lo sé porque el poderoso Youtube me da esa oportunidad. Es algo que no me gusta hacer, un servidor siempre prefiere dejar el final de aquellos juegos que no acabé en la imaginación, donde perdurarán hasta la eternidad, pero en este caso tenía que hacerlo y para mi sorpresa si que había final, aunque este fuera indigno. En el apartado sonoro poco a comentar (65/100), a saber, unos reales efectos de colisión en combate (que por cierto son los mismos que en TWOTEF) y nada más. El juego de práctica si dispone de melodía, bastante acertada por cierto. Donde más destaca este Fist II: The Legend Continues es un su originalidad (85/100) puesto que no fue concebido como otro juego de lucha más. Ahora no solo podemos batirnos en combate con varios enemigos, podemos explorar el terreno a nuestro antojo topándonos con variados y bonitos enclaves, ascender (supuestamente) por el volcán, subir y bajar escaleras, perdernos por las grutas o meditar para aumentar nuestro chi o energía. En resumen, una aventura en toda su amplitud.

Los ninjas harán uso de sus shurikens contra nosotros.

Pido disculpas por las continuas referencias a TWOTEF pero es que siendo Fist II: The Legend Continues un engendro de los mismos programadores me sabe mal que el juego, aún siendo una buena idea en su base, no alcanzase un resultado más satisfactorio. Tengo la sensación de que el juego se les quedó a medias, con un mapeado ciertamente repetitivo, unas instrucciones que no aclaran demasiado (ni en español ni en inglés), un final de juego muy diferente del esperado donde no encontraremos la ansiada fortaleza del enemigo y un desarrollo lastrado por la lentitud del ritmo de juego. La limitada memoria del Spectrum 48K, modelo para el cual el juego fue programado, sería probablemente insuficiente para albergar todo lo que los chicos de Melbourne House querían incluir pero eso no es excusa. Parece que esta segunda parte se quedó en buenas intenciones más que en otra cosa. Desde el cariño que le tengo a este juego y las horas que le eché solo queda decir: Otra vez será pequeño saltamontes.

Más información: http://www.elmundodelspectrum.com/contenido.php?id =306&d=The-Way-of-the-Exploding-Fist-(1985)-Melbou
Valoracion: 69% Firma: Javier Pinteño (Kidsaguf)

Hotel matarraña
Tu hotel para eventos en el matarraña
Posicionamiento Zaragoza
Posicionamiento SEO Zaragoza
Flores Zaragoza
Compra flores baratas Zaragoza

El Mundo del Spectrum

El Mundo del Spectrum es un medio digital dedicado al Sinclair ZX Spectrum, a los 80 y al Retro en general. Nació como homenaje a Microhobby en 1996 en formato revista mensual evolucionando hasta esta cuarta época. Como medio audiovisual se publica regularmente el Podcast llamado El Mundo del Spectrum Podcast y material en vídeo en el canal de Youtube. Publicados dos libros de gran éxito editorial. Si te gusta el Retro y el Spectrum en particular, esta es tu web. Bienvenido/a.

Publicaciones relacionadas

6 comentarios

  1. Siendo como soy un gran amante de las artes marciales en el cine y los videojuegos, es fácil imaginar que el maravilloso Exploding Fist original sería uno de mis juegos favoritos de Spectrum, entonces ahora y siempre.

    Cuando nos enteramos de que iban a hacer una continuación, la ilusión que nos hizo sólo se puede comparar… con la decepción que sufrimos al probarlo cuando cayó en nuestras manos, y comprobar que poco quedaba de las magníficas luchas del original, con sus movimientos tan suaves y sus gráficos tan logrados. Sin embargo le dimos una oportunidad, y oye, pues algo tendría cuando me descubrí a mí mismo las siguientes semanas dedicándole buenos ratos por la tarde a esta segunda parte, con papel y rotuladores al lado para ir haciendo nuestros propios mapas del juego a ver si avanzábamos un poquito más…

  2. El amigo JoGonBa ha pronunciado exactamente las mismas palabras que hubiera dicho yo, de modo que no puedo mejorar su comentario. Lo suscribo totalmente.

    Una verdadera lástima y una inolvidable decepción. Por si alguien quiere saberlo, aún me duele…

  3. Excelente y totalmente de acuerdo con la nota!
    Ciertamente mi impresión es también que el juego esta inacabado o poco pulido, un apena porque la premisa es muy interesante para su época. Recuerdo especialmente los "glitches" gráficos que ocurrían aquí y allá y lo brusco de algunas animaciones, sobre todo en comparación con TWOTEF.

  4. Yo también pienso que el juego fue decepcionante. Al principio tenía su gracia el correr por ahí y explorar, pero después de un tiempo aburría.
    A este juego le pesó mucho el ser la segunda parte del magnífico Exploding Fist.

  5. Estupenda review. En respuesta a Gardelito97, yo acabé el juego en mi querido 48k sin pokes ni parches, gracias eso si a la inestimable ayuda (imprescindible) de la MicroManía 21 de la Primera Época (Marzo 1987). Aquellos "Patas Arriba" eran un tesoro. No encontré ningún bug, aunque el final fue una decepción, como bien dice el comentario. La que sí tenía un bug era la versión de C64, en la que al llegar a una cascada, el personaje no caía por ella y se quedaba flotando eternamente. Por cierto, que la versión Commodore tenía una música escalofriante.

Deja un comentario

Botón volver arriba
Cerrar