juegos

La Espada Sagrada (1990) Topo Soft

Bucear entre las producciones de los últimos coletazos de la edad de oro del software español me produce un sabor agridulce. De una parte me permite descubrir y disfrutar de títulos que ya no caté en su época, pues todos tenemos un pasado y debo reconocer que abandoné mi Spectrum para “mudarme” a los 16 bits . Por otra parte percibo un aroma a final de ciclo, a despedida y cierre de algo tan grande que no puedo evitar sentir cierta melancolía.

Carátula La Espada Sagrada
Carátula del juego. A pesar de optar por un formato algo mayor que el jewel, se observa cierta sobriedad a la que no nos tenía acostumbrados Topo Soft en sus producciones.

En este escenario se inscribe el título que nos ocupa: “La espada sagrada”. Una producción de una de las 4 grandes compañías de la edad de oro, Topo soft, la cual junto a Dinamic, Opera soft y Made in Spain brillaron por producciones que triunfaron en nuestro país e incluso más allá de nuestas fronteras.

Para hacernos una idea de cuál era la situación en el año 1990, La espada sagrada fue el cuarto de la media docena de títulos que publicaría Topo a lo largo del año. Una producción más bien escasa para una compañía que apenas dos años antes había cosechado reconocimientos y premios por varios títulos y se había fijado el objetivo de publicar una quincena de títulos al año. No obstante con un Paco Pastor, padre de la compañía, de salida y en un panorama de hundimiento de las ventas la situación era acuciante. Así pues entre Mad mix 2 y Gremlins 2 se publicó este juego, básicamente como forma de mantener activa y en el candelero a la compañía.

El programa es obra de Gabriel Ortas. El apartado gráfico fue responsabilidad de Rafael García Cabrera y la música la puso T.P.M. Además de la versión para Spectrum existieron versiones para Amstrad y Msx. Un tiempo después, un año aproximadamente, se desarrolló la versión para PC que contó con un nuevo diseño del apartado gráfico a cargo de Jorge Azpiri y que obtuvo cierto éxito. El título se encuadró en la serie de Erbe conocida como “Serie 5 estrellas” caracterizada por usar un formato de estuche de mayor tamaño y un precio algo superior a las 875 pesetas.

Respecto al género al que pertenece “La espada sagrada”, es un título curioso en cuanto a su clasificación pues, como en la propia carátula del juego y en los anuncios de la época se destacaba, consta de “3 fases completamente distintas”. ¡Y tan distintas! Tanto que las dos primeras corresponden a la típica videoaventura mientras que en la fase final el juego se convierte en un arcade. En cualquier caso domina la videoaventura como se remarcaba en la publicidad del juego, un género que ya estaba en franco declive como se encargaron de señalar las críticas de la época.

"El regreso de la videoaventura" fue el eslogan elegido para la campaña publicitaria.
«El regreso de la videoaventura» fue el eslogan elegido para la campaña publicitaria.

El juego nos sitúa en la piel de Max, un antropólogo que trabaja en un museo de Nueva York. Nuestro héroe desciende de la tribu de los Mahuas, de hecho es el último guerrero superviviente. Como tal, y bajo la identidad de su nombre de guerra “Nebocan”, debe recorrer el camino que recorrió en su día un antepasado suyo con el objetivo de desenterrar la espada sagrada. Ahora, tal como predecía la leyenda, tendrá que volver a superar el camino para renovar la energía de la espada y volver a clavarla en el Gran Altar. De lo contrarío, existe el riesgo de que pueda caer en manos de la tribu enemiga de los Polorowas que podrían usar sus poderes para someter a cualquier pueblo rival. Si bien el argumento es algo enrevesado, en definitiva lo que debemos hacer es superar las tres fases hasta alcanzar la espada sagrada.

Y de esta forma comenzaremos el recorrido que hizo en su día nuestro predecesor. La primera etapa transcurre por la selva. Tendremos que atravesarla evitando numerosos peligros en forma de animales salvajes, insectos, plantas venenosas e incluso seres que se encuentran en la penumbra y que nos restaran energía al menor contacto. Además también hay lanzas que emergen del suelo. Y por si fuera poco, nuestro antropólogo dedicó tanto tiempo al estudio que no aprendió a nadar. De tal forma que si cae al agua perderemos una de las siete preciosas vidas con las que iniciamos la partida. Así pues, deberemos estar muy alerta porque los peligros son abundantes. Hay que prestar atención al paisaje pues en determinados momentos el camino a seguir no se mostrará de manera clara y habra que resolver el enigma para continuar avanzando.

    La selva está infestada de peligros pero también esconde objetos que nos serán de utilidad.
La selva está infestada de peligros pero también esconde objetos que nos serán de utilidad.

El objetivo, de esta primera fase, es conseguir las piezas necesarias para reconstruir el puente que nos permita avanzar en nuestro camino hacia la segunda parte del juego. Para ayudarnos encontraremos, además de las partes del puente, armas (un arco o un hacha), habrá otros objetos como una pértiga que deberemos usar para superar algún obstáculo en el camino. Y también habrá que accionar alguna palanca e incluso manejar una pértiga. Sí, sé lo que estáis pensando, ¿he pasado a leer la review de Livingstone Supongo? Ciertamente esta fase tiene, para mi, al juego de Opera Soft como innegable fuente de inspiración… También serán de gran ayuda las fuentes que diseminadas por la selva nos permitirán recuperar la energía que hayamos ido perdiendo y que se mide en forma de agua en la cantimplora que podemos ver en la esquina inferior derecha de la pantalla. En la esquina izquierda encontramos el inventario de objetos recolectados y podremos usar aquel que esté justo en el centro. Hay que tener en cuenta que el número de objetos que podemos portar es limitado. Por tanto habrá que pensar bien en cada momento cuál es el objeto que debemos tomar o abandonar. Indicar que aunque los objetos cambian de posición en cada partida siempre se hayan en las mismas zonas y con unas cuantas partidas ya sabremos dónde ir a buscarlos.

  Las fuentes serán la manera de recuperar la energía perdida.
Las fuentes serán la manera de recuperar la energía perdida.

Una vez reconstruido el puente nos hayaremos ante la entrada de la gruta donde transcurre la segunda fase. Cumplidos los ritos necesarios (hay que cazar un animal) nos adentraremos en la caverna. Esta parte del juego es muy similar a la fase anterior con abudantes peligros y con el mismo objetivo. Deberemos ir encontrando los objetos necesarios para avanzar hasta encontrar la salida que nos dé acceso a la tercera fase. No hay muchas diferencias en cuanto a la dinámica y objetivo de esta fase, si bien es cierto que hay un cambio en cuanto a los enemigos y armas que podremos usar. En cualquier caso no se trata de fases que se hagan excesivamente largas. Además, el hecho de ir resolviendo determinados puzzles para poder seguir avanzando lo hace bastante adictivo.

 La puesta en escena de la segunda fase es muy similar a la anterior.
La puesta en escena de la segunda fase es muy similar a la anterior.

Y sin demasiadas diferencias, aunque con multitud de dificultades deberemos avanzar hasta alcanzar la salida de la cueva que nos conducirá al poblado de nuestros enemigos para continuar nuestra misión.

En esta fase contaremos con una nueva arma para enfrentar nuevos peligros.
En esta fase contaremos con una nueva arma para enfrentar nuevos peligros.

La tercera y última fase es completamente diferente a las anteriores y si antes hablabamos de la presencia de claras reminiscencias del Livingstone Supongo (1986), en esta ocasión no puedo evitar ver cierto paralelismo con el aclamado Thundercats de Elite (1987). Cuestiones como el scroll lateral, el tamaño de los sprites, el aspecto de nuestro pesonaje e incluso la animación en el caso de lanzar fuego (arma con la que contamos en esta fase) entre otras muchas, me recuerdan inevitablemente a ese programa.

El tamaño de los sprites es apreciable en esta fase.
El tamaño de los sprites es apreciable en esta fase.

En esta última etapa de nuestra aventura debemos avanzar lateralmente hasta encontrar el altar de la espada sagrada. Nuevamente nos enfrentaremos a multitud de peligros: enemigos que avanzan (por ambos lados) para detenernos, arqueros escondidos en las torres de los edificios, enormes rocas o pájaros muy agresivos.

El lanzamiento de fuego combinado con el salto recuerda al momento en que Lion-0 perdía una vida en Thundercats.
El lanzamiento de fuego combinado con el salto recuerda al momento en que Lion-0 perdía una vida en Thundercats.

Al contrario de las fases anteriores, esta última parte del juego sí resulta monótona y llega a ser tediosa dado que pese a ir incorporando nuevos peligros durante el recorrido resulta demasiado repetitivo y previsible sin apenas novedades llegando a resultar realmente largo y ciertamente difícil de superar con las vidas de que disponemos.

En cuanto al apartado técnico, la valoración global es bastante positiva. El apartado de los gráficos es destacable, en las tres fases cuenta con escenarios coloristas si bien es cierto que los dos primeros son mucho más detallistas y elaborados que el último que es bastante repetitivo aunque también tiene su encanto con las montañas y la edificación repleta de enemigos con la que cuenta. Respecto a los sprites, en las dos primeras fases son de tamaño menor pero son lo suficientemente detallados (quizás exceptuando el del protagonista que es más simple) y en la tercera fase son de tamaño considerable. Además tenemos animaciones muy diversas del personaje: corriendo, saltando, trepando, suspendido de una liana…

Por lo que respecta al movimiento resulta algo más lento en las dos primeras fases sin llegar a mermar su jugabilidad y en la tercera es más fluido, lo cual favorece su enfoque de arcade. En cualquier caso habrá que entrenar bastante pues hay que controlar al mílimetro el punto desde el cual ejecutar los saltos y movimientos ya que al más leve roce tendremos serios problemas de salud.

El apartado de sonido es bastante flojo, se limita a una melodía en el menú y a unos cuantos efectos de sonido durante el juego. No hay música in game y los efectos mencionados son bastante simples. De manera que sin duda se trata de un apartado mejorable.

Finalmente en lo que respecta a la jugabilidad se trata de un juego bastante complicado. Es cierto que con algo de práctica iremos mejorando y avanzando. De todas formas las 7 vidas con las que contamos inicialmente se me antojan insuficientes, ya que, si bien el contacto con los enemigos no supone la perdida inmediata de una vida, implica un descenso tan rápido de la energía que son prácticamente letales. Aun así, los retos que plantea para poder ir avanzando lo hacen ciertamente adictivo y difícilmente nos conformaremos con echar un par de partidas. En cualquier caso contamos con diferentes ayudas, en forma de pokes, para poder recorrer la totalidad del juego. Además podemos obtener fácilmente los codigos de acceso a las diferentes fases si no tenemos suficiente paciencia, eso sí, una vez introducido un código deberemos superar la fase o bien resetear nuestro Spectrum si queremos probar suerte en otra.

Algunas curiosidades que he observado y que me gustaría comentar al realizar la documentación sobre el juego: En el número 201 de Microhobby en el apartado “preview” se anunciaba la aparición en breve de un nuevo lanzamiento de Topo Soft que llevaría por título “La daga sagrada” por tanto podríamos pensar que hubo un cambio de título en el último momento. En cambio en la Micromanía 27 (segunda época) había una amplia preview en la que ya se le atribuyó el título con el que aparecería finalmente. Llama la atención también que el título nunca apareció en las famosas listas de juegos de Telejuegos que aparecían en las páginas de Microhobby (aquellas en las que aparecían las carátulas de los juegos en venta) si bien es cierto que aparecería algunas veces en las páginas de publicidad de Micromanía. Es curioso el nivel de detalle de las instrucciones que acompañaban al juego llegando a incluir pistas de como sortear algunos obstáculos o resolver enigmas que nos plantea el programa, algo poco común en la época, destacando la inclusión de todo el personal implicado en la producción del juego. Mencionar también que en el menú de inicio del juego existían combinaciones de teclas que al ser pulsadas simultaneamente dotaban de vidas infinitas a nuestro protagonista e incluso ofrecían las claves para acceder a las siguientes fases del juego.

la-espada-sagrada-microhobby

En las revistas de la época, en la Microhobby 202 encontramos la review del juego. Se trata de un artículo bastante duro con el juego dedicándole lindezas como “no hace sino recordar formas pasadas y hasta cierto punto simples de programación”, “un personaje protagonista sin cara, ni músculos ni nada”, “las mayores críticas pueden centrarse en la mediocridad, sencillez y apatía que han guiado al productor de los gráficos”. En cambio destacaba “la gran cantidad de movimientos que puede ejecutar”. Una review ciertamente sorprendente para el cariño que habitualmente dedicaba la prensa española a la producción nacional. Pese a la lluvía de críticas le acababa otorgando una nota global de un 72% (70% gráficos, 78% movimientos, 70% sonido y 80% adicción). También podemos encontrar en el número 28 de la segunda época de Micromanía una extensa review mucho más amable con el juego, destacando su valor como videoaventura que plantea enigmas y que huía de la tendencía de la época que había sacrificado la creatividad para destinar todos los esfuerzos en conseguir los derechos de recreativas y personajes conocidos. Muy en la línea de un artículo aparecido en el mismo número con el título de “¿Qué fue de la imaginación?”. Aunque también acababa criticando el apartado gráfico del juego. En cualquier caso no se valoraron numéricamente las características del juego ni se le atribuyó una nota global.

En la actualidad encontramos referencias en “Génesis. Guía esencial de los videojuegos españoles de 8 bits” de Jesús Relinque “Pedja” y José Manuel Fernández “Spidey” destacan que se trató de un juego que pasó completamente desapercibido cuando se lanzó para las plataformas de 8bits, cosa que no pasaría un año después con la publicación de la versión para PC gracias a “los excelentes diseños de Jorge Azpiri” además de calificarlo (en referencia a las dos primeras fases) como un “desafío aventurero tan jugable como disfrutable”. También encontramos una brevísima referencia en “Ocho quilates. Una historia de la edad de oro del software español (II)” de Jaume Esteve Gutiérrez en la que se reafirma que pasó sin pena ni gloria y se destaca su lanzamiento como una forma de mantener la presencia en el mercado antes de los lanzamientos navideños de ese año.

Como conclusión diría que las críticas de las revistas de la época me parecen algo exageradas. Posiblemente son fruto de las comparaciones con otras producciones de la época que diferían mucho del planteamiento que nos proponía la gente de topo en su producción. Coincido en que tiene apartados muy mejorables y que la tercera parte llega a hacerse pesada. No obstante, si hay que otorgarle una puntuación le daría un 8. Me ha resultado muy gratificante jugarlo, considero que el componente adictivo está bien logrado, consiguiendo provocar en el jugador la necesidad de encontrar la respuesta a los retos que van apareciendo dedicándole más tiempo. Es por todo ello que recomiendo que os animéis a transportaros a la selva en busca de la espada sagrada. Os atrapará, sin duda!

Firma: jepifidel.

Título destacable dentro de la última hornada del catálogo de TOPO Soft

Gráficos - 88%
Movimiento - 89%
Sonido - 61%
Jugabilidad - 80%
Adicción - 80%

80%

Me ha resultado muy gratificante jugarlo, considero que el componente adictivo está bien logrado, consiguiendo provocar en el jugador la necesidad de encontrar la respuesta a los retos que van apareciendo dedicándole más tiempo.

User Rating: No Ratings Yet !
Etiquetas
Hotel matarraña
Tu hotel para eventos en el matarraña
Posicionamiento Zaragoza
Posicionamiento SEO Zaragoza
Flores Zaragoza
Compra flores baratas Zaragoza

El Mundo del Spectrum

El Mundo del Spectrum es un medio digital dedicado al Sinclair ZX Spectrum, a los 80 y al Retro en general. Nació como homenaje a Microhobby en 1996 en formato revista mensual evolucionando hasta esta cuarta época. Como medio audiovisual se publica regularmente el Podcast llamado El Mundo del Spectrum Podcast y material en vídeo en el canal de Youtube. Publicados dos libros de gran éxito editorial. Si te gusta el Retro y el Spectrum en particular, esta es tu web. Bienvenido/a.

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba
Cerrar