juegos

Robocop 3 (1992) Ocean/Probe

Con los últimos estertores de la vida comercial del Spectrum la mayoría de los títulos que llegaban al mercado eran licencias de películas o de máquinas recreativas. El pequeño speccy llegaba al final de su ciclo y ya no conservaba el tirón de antaño. Y gran culpa de todo ello la tenían los nuevos ordenadores como los PC Compatibles, Atari o Amiga, que venían pujando con mucha fuerza desde hacía un tiempo en el mercado.

Sin embargo, aquí se produce una anomalía, y es que el videojuego aparece en primavera del año 1992 y la película no se estrenó hasta la primavera del año siguiente en las carteleras de todo el mundo. En este caso vemos como la secuencia no sigue su curso normal, ya que lo lógico es que los videojuegos sucedieran a los estrenos de los filmes y aparecieran al mismo tiempo o más tarde, acompañando al éxito de las primeras.

Días de cine aparte, lo que nos trae a estas páginas es el desarrollo del título de Ocean, cuyo destello pasó casi sin pena ni gloria entre nuestros Spectrums. Ya en 1992 la máquina de Sinclair estaba de capa caída comercialmente hablando, y dejaron de aparecer nuevos productos por aquel entonces. Como ya introducíamos al inicio de este análisis, los ordenadores basados en los 16 bits estaban dejando atrás cualquier atisbo de los antiguamente gloriosos microordenadores, y ya eran muy pocos los que seguían usando sus viejas máquinas en el día a día.

Siguiendo con el éxito cosechado por los títulos basados en el celuloide, ‘Robocop 3’, de Ocean (teniendo a Probe como partenaire), fue un título de última cosecha por parte de la casa de software inglesa que nos trajo de nuevo las andanzas del robot humanoide Robocop, esta vez en su tercera iteración. Para esta ocasión, Ocean volvió a regirse por los cánones de este tipo de producciones y nos trajo un videojuego estructurado en cinco fases donde el protagonista tenía que combatir a las fuerzas del mal, un grupo de punkis anarquistas que siembran el caos en la ciudad de Detroit (los revientacalles), y las grandes corporaciones, como la OCP (Omni Consumer Products).

Robocop 3
Carátula española de la película, editada por Orion en 1993

Por otro lado, la OCP -auspiciada por un grupo con capital japonés- está desahuciando a la ciudadanía, con la ayuda de los denominados “agentes de rehabilitación”, de algunas barriadas de la ciudad del motor para beneficio propio. Con ello pretenden expropiar las casas a sus habitantes para crear Delta City, un lugar idílico de corte futurista donde las calles estarían reservadas a las “personas de bien”, creando puestos de trabajo y un supuesto entorno seguro.

Con esta premisa arranca ‘Robocop 3’, un producto sin la mayor pretensión que divertir a la concurrencia de la época, con unos estándares enclavados en la calidad que Ocean solía implementar en sus producciones, con la vitola de venir avalado por el relativo éxito de la película estrenada en las salas de cine. Película que, por otro lado, fue la de menor calidad de las estrenadas hasta entonces sobre el justiciero de Detroit.

La trama de este ‘Robocop 3’ era muy sencilla. Debíamos combatir a diversas hordas de atacantes callejeros, la mayoría de ellos conformados por un ejército de splatterpunks, como se les denomina en las instrucciones del juego distribuidas por Erbe Software. Estos personajes están armados con rifles y cócteles molotov, por lo que cualquier precaución es poca a la hora de combatirlos.

robocop3 fase1
Esta primera fase recuerda mucho a juegos como ‘Operation Wolf’

El videojuego es una concatenación de situaciones extraídas de la trama de la película, pero simplificadas a su mínima expresión, dadas las limitaciones del Spectrum. ‘Robocop 3’ es un videojuego de acción que se divide en varias fases, cada una con unas características propias.

La primera fase nos lleva a las calles de Detroit desde una perspectiva de primera persona, donde ayudados por nuestro cursor debemos apuntar a todo enemigo que aparezca en pantalla. Muy importante será que observemos las flechas que nos indican, en la parte baja de la pantalla, hacia donde tenemos que dirigirnos cuando aparezcan los atacantes. Solo así podremos acabar con todos ellos y pasar a la siguiente fase.

Hay que tener en cuenta, además, de que disponemos de ítems que pululan por la pantalla (en esta primera fase aparecen al inicio y al final) con los cuales obtenemos tokens de reparación, ya que sin ellos no podremos restaurar la energía y el armazón de Robocop.

Hablando de las transiciones en ‘Robocop 3’, estas están compuestas por una imagen estática de nuestro agente sentado, donde se muestran los daños sufridos por el mismo. Ayudados por un cursor que podemos manejar subiendo o bajando con el teclado predefinido, pulsaremos en la tecla fuego para restablecer las partes dañadas con los tokens acumulados durante las fases de acción.

robocop3 fase2
Mucho cuidado con los saltos, el menor descuido puede hacer que perdamos la vida

Una vez aclarado lo que se puede hacer con los extras recogidos, avanzamos hacia la segunda fase, donde ya viendo a Robocop de cuerpo entero, debemos abrirnos paso a través de una fábrica. El estilo de esta fase en eminentemente plataformero, puesto que dirigimos al personaje andando y saltando entre los diferentes niveles representados por plataformas. La dificultad de esta fase radica en los saltos entre las mismas y los enemigos que salen para detener nuestros pasos. Aquí debemos destacar a los ninjas que hacen aparición en diversas ocasiones. Estos no paran de saltar y de incordiar, por lo que son un rival a tener muy en cuenta. La única solución para disuadirles será disparar nuestra arma sin cesar y escapar de ellos hacia delante. También saldrán a recibirnos con sus rifles otros personajes que pululan por el interior del complejo y que intentarán que traguemos plomo; mucho cuidado, ya que nos pueden restar un buen porcentaje del marcador “efficiency”.

En esta segunda fase es muy fácil caerse en los fosos de ácido, por lo que habrá que medir mucho los saltos y no quedarnos cortos o pasarnos en su realización.

Pero no todo serán escollos, también podemos recoger algunos ítems diseminados por el escenario para conseguir disparos con una ráfaga en todas direcciones o teledirigidos. Esto nos vendrá muy bien a la hora de acabar con el ninja que nos espera al final de fase, que no parará de dar piruetas blandiendo una katana entre sus manos.

robocop3 fase3
Gracias al jetpack podemos acabar con los enemigos desde las alturas

Tras la consabida imagen de nuestro justiciero siendo reparado, haremos uso de nuestros tokens y nos dispondremos a pasar a la siguiente fase. Para ello, como aparecía en la película, nos haremos con una especie de jetpack y tendremos que dirigir volando a Robocop de nuevo por las calles de Detroit para combatir a todo aquel que se nos ponga por delante. En esta ocasión, en vez de dirigirnos hacia la derecha, como sucedía en la anterior escena, será al revés, y el scroll nos lleva hacia la izquierda. Entre los enemigos a abatir, encontramos una réplica en forma de agentes voladores, que al igual que Robocop, también potan sus propios jetpack, con lo que su peligrosidad aumenta con respecto a los demás enemigos que pululan por el suelo. Muy peligrosos también serán aquellos que aparecen desde dentro de las ventanas de algunos edificios. Para culminar esta frenética carrera de obstáculos, tendremos que acabar con el tanque que nos espera al final del recorrido. No es muy difícil si sabemos esquivar sus proyectiles en los momentos precisos.

Tras el ajuste de las partes de la coraza, pasamos a la cuarta fase. Aquí volvemos a recorrer a pie un escenario portando nuestra arma. Al poco tiempo de comenzar, nos tenemos que ver las caras con el temible ED209, un robot bípedo provisto de unas potentes armas adosadas en sus partes laterales. La dinámica es muy parecida a la segunda fase, por lo que hay que masacrar a todo ser viviente del escenario, teniendo, a su vez, mucho cuidado con los ataques desde las plataformas superiores donde se encuentran apostados algunos tiradores con sus respectivas armas. Al final, protegiendo la entrada del edificio de la torre OCP nos cierra el paso el robot ED209, que no dudará en acabar con Robocop por medio de sus incesantes disparos. Una vez acabamos con esta peligrosa máquina de destrucción podremos subir al edificio y enfrentarnos con los verdaderos artífices de todo este caos.

Una vez en los huecos de los ascensores de la torre OCP, hay que subir dos pisos más. ¿A quién pensáis que hay que combatir? Sí, efectivamente, a los robots ninjas que también hacían acto de presencia en el filme. Su resistencia a los disparos es digna de encomio, por lo que nos costará acabar con estos entes saltarines. En realidad no son complicados, pero hay que estar atentos de no chocar con ellos. Una vez acabamos con todos (son cuatro en total), el juego habrá llegado a su fin. No, esta vez no esperéis ninguna pantalla final, tan solo veremos un tímido “well done”, y seguidamente podremos introducir nuestro nombre en la tabla de rankings.

robocop3 fase4
El archienemigo de Robocop es el peligroso ED209, una máquina provista de una potencia de disparo fulminante

‘Robocop 3’ es un videojuego arcade de plataformas con muchos aspectos jugables de la época en la que se creó. Dentro de este género, lo más socorrido era realizar programas en los que el scroll lateral se convirtiera en la tónica dominante. Solo de esta manera se conseguía un efectivo arcade con un ritmo rápido y que tuviera unas cotas de jugabilidad próximas a las máquinas recreativas, a las que normalmente intentaban emular. En el caso de ‘Robocop 3’ esto se veía acrecentado por las fases donde los enemigos aparecen por todos lados y debemos estar muy atentos desde donde nos vienen los disparos de estos. También acrecienta la sensación de estar jugando en una recreativa el hecho de que en algunos momentos aparezcan jefes finales a los que debemos liquidar para poder pasar a la siguiente fase. Aunque de forma bastante efímera, las armas especiales también hacen acto de presencia, exactamente en la segunda fase, haciendo que sume algo más de variedad al conjunto. Es cierto que estas características, siempre atractivas, podían haberse mantenido en las demás fases y cuajar una experiencia aún más satisfactoria y completa.

En el apartado técnico de ‘Robocop 3’ existen algunos claroscuros. No se puede negar que gráficamente es un videojuego que no luce nada mal, aunque, como es muy habitual encontrar en Spectrum, se optara por un acabado monocromo general. La recreación de las calles y el interior de los edificios, aunque simples, cumplen con su función y logran meternos en la atmósfera del juego. Lo único que más chirria es el aspecto de Robocop, nuestro héroe, que no llega a alcanzar la calidad que se le imprimió en las dos partes anteriores, también firmadas por Ocean. Esto no constituye ningún problema grave, pero sí les puede sacar a algunos de la imagen que ya tenían en la cabeza de lo que debía ser el personaje.

robocop3 calles fase4
No hay que confiarse del aparente vacío de las calles de Detroit, en cualquier momento pueden aparecer los esbirros de la OCP

Si hablamos del apartado destinado al movimiento del personaje, este quizás sea uno de los puntos menos cuidados. En sus inicios, en la primera fase -dado que el movimiento se rige por un cursor que dirigimos de un lado a otro-, no necesita demasiado alarde técnico, ya que lo que más prevalece es el scroll de pantalla que sí es bastante suave y cumple a la perfección con su objetivo. Pero más obvio resulta en otras fases donde Robocop aparece representado en su totalidad. Aquí se echa de menos un movimiento más preciso, no un personaje que parezca que no pesa en absoluto, donde la sensación de interactuar con metal se note al andar o saltar (el salto en esta ocasión nos permite elevarnos a una buena distancia del suelo). En contraposición a otros videojuegos de la saga, este ‘Robocop 3’ parece más bien que esté fabricado con una aleación de grafito por la ligereza al llevar a cabo sus movimientos. Este apartado habría ganado grandes enteros si las animaciones hubieran estado más elaboradas, dando más importancia a cada una de las articulaciones del armazón.

En cuanto a la música y los efectos de sonido, no hay nada que objetar. Quizás sean los apartados con más calidad de este ‘Robocop 3’. Todas y cada una de las fases tienen una melodía, diferentes entre sí. Esto le da mayor empaque al resultado final, aunque la contrapartida sea haber recortado otros aspectos como una presentación a la altura de esta producción, pantallas de transición entre las fases o imágenes finales para representar la victoria del protagonista ante los malhechores de Detroit. Incluso también se echan de menos aquellas voces digitalizadas que tanta fascinación crearon en la primera parte de la saga. Sin embargo, el conjunto de sonidos complementa muy bien la acción y consiguen elevar la nota final a notable.

Vídeo con el walkthrough de ‘Robocop 3’

‘Robocop 3’ se disfruta, pero nos deja un poso algo amargo. Y es que las producciones de este calibre tenían un armazón muy parecido. No hubo margen para la sorpresa en esta tercera parte, y da la sensación de producto hecho para saciar las ansias de más de los fans cinéfilos y no querer aportar ese extra que nos diese un soplo de aire fresco. La mayoría de los videojuegos de esta época se construían con una estructura demasiado encorsetada, siguiendo unos parámetros estancos y muy anclados en la costumbre; este título adolecía de esa falla y se dejaba apreciar, por parte de Ocean y Probe, que los videojuegos en Spectrum estaban faltos de ideas en su mayoría. No en vano ya estaba muy próximo el final de su recorrido comercial.

Estamos ante uno de los últimos videojuegos creados para ZX Spectrum de la desarrolladora Ocean. Un título con unos valores de producción elevados, de contrastada calidad y con un tirón mediático que se veía acrecentado por el personaje que lo representaba en celuloide. Todo esto conformó un producto que seguramente vendió bien entre los poseedores de un Spectrum en la época, pero que no llegó a satisfacer las expectativas económicas de sus autores.

Para el que suscribe estas líneas, este fue el último videojuego que cayó en sus manos. Ya por aquel entonces solía comprar revistas dedicadas al PC, divisando ya un futuro que se auguraba fructífero para los compatibles, cuya pujanza en el mercado era ya toda una realidad.

Robocop necesita tu ayuda para limpiar las calles de Detroit y acabar con la supremacía de la OCP

Gráficos - 75%
Movimiento - 75%
Jugabilidad - 80%
Sonido - 90%
Adicción - 75%

79%

Un videojuego con valores de gran producción que no colmó las expectativas de los jugadores de Spectrum, pero que poseía grandes dotes para hacernos pasar un rato divertido

User Rating: No Ratings Yet !
Etiquetas
Hotel matarraña
Tu hotel para eventos en el matarraña
Posicionamiento Zaragoza
Posicionamiento SEO Zaragoza
Flores Zaragoza
Compra flores baratas Zaragoza

Deckard

Nacido en la provincia de Toledo a últimos de los setenta, siempre le han atraído las pantallas destellantes con gráficos ochobiteros. Comenzó en esto de la informática con un Spectrum +2A y, desde ese momento, ya no se ha despegado del mundo de los videojuegos. Gestiona el blog Coliseo Digital, pero a veces le dejan colaborar en otras webs y revistas del mundillo. En El Mundo del Spectrum ejerce de "juntaletras" realizando análisis de títulos antiguos y modernos, intentando siempre poner el corazón en todo lo que escribe. En su vida cotidiana es un fervoroso seguidor del Rock y no falta nunca un buen hilo musical mientras idea sus nuevos artículos.

Publicaciones relacionadas

5 comentarios

  1. Curiosamente lo jugué hace poco. Creo recordar que llegué al segundo nivel y la dificultad en los saltos acabaron con mis vidas. Ufff comparado con el primero ,obra maestra, y el segundo, que también tenía lo suyo, queda claramente como el último de la saga en cuanto a calidad. Como bien dice Deckard el apartado gráfico no está mal pero se nota que en esta tercera parte falta la magia que tenían las dos entregas anteriores, quizá porque a principios de los 90 los juegos de Spectrum eran ya hechos a la carrera a sabiendas que el final comercial de la máquina estaba cerca. Por cierto, buen artículo. Un saludo.

    1. Gracias por tu comentario, kidsaguf. Está claro que este título no siguió contando con los estándares de calidad con los que contaba el primer Robocop. Aún así, este Robocop 3 no deja de ser una buena oportunidad para revivir las andanzas del personaje y echar una partida a uno de los títulos que menos se conocen del catálogo de nuestro Spectrum. Un saludo.

    1. Personalmente me parece interesante, porque muchos usuarios ya se habían movido a otras plataformas y la distribución de los juegos (o la piratería de los mismos) ya no era tan rentable y muchos no salieron de su país de origen. Hay grandes desconocidos.

  2. El juego me recuerda al Robocop 2 de Game Boy, con su estilo plataformero.

    Estoy de acuerdo en que hay muchos juegos de la última época del Spectrum que estaría muy bien revisar, hay bastantes semi-desconocidos, sobre todo los de 1992. Yo asocio la «muerte» del Spectrum en España a la desaparición de MicroHobby, en enero de ese año. Los juegos que no se llegaron a comentar en la revista, como por ejemplo este Robocop 3, están en una especie de limbo para mi.

    Me ha gustado la review. Gracias!

Deja un comentario

Mira también

Cerrar
Botón volver arriba
Cerrar