juegos

Shockway Rider (1987 FTL)

Shockway Rider fue un juego que me llamó especialmente la atención cuando llegó a mis manos. Yo siempre he sido un gran aficionado a los salones recreativos, y por supuesto, a los arcades. Este juego partía de un concepto totalmente arcade, y que bien podría haber sido un juego de recreativa, con un planteamiento muy directo en el que predominaba la acción y ponía a prueba los reflejos del jugador con una jugabilidad bastante bien ajustada para la época. Sus autores fueron Roy Carter y Greg Follis, que los conoceréis por ser los autores de, entre otros, Heavy on the Magic o Tir Na Nog en su sello Gargoyle Games. FTL fue el sello que utilizaron en un principio para juegos más arcade.

Flipad, Shockway es un deporte futurista del siglo 21(!) en el que varios corredores, entre los que nos encontramos nosotros, deben recorrer un gigantesco circuito teóricamente circular en menos de dos minutos, sorteando obstáculos y ¡matando al resto de competidores! Cada circuito está dividido en doce distritos y en tres pistas paralelas que van a diferentes velocidades por el que se deslizan los contendientes.

Cuando comenzamos la carrera contamos sólo con nuestros puños para defendernos, pero no tardaremos en encontrarnos otras armas tan efectivas como originales como pueden ser botes, ladrillos o bolas de acero. Eliminar a todo quisqui que se nos cruce es una prioridad, ya que hay competidores que irán a por nosotros cambiando de pista aunque en ello les vaya la vida y mejor matarlos primero a ellos antes de que ellos nos hagan pasar a mejor vida; pero es que además hay transeúntes que circulan pacíficamente por las pistas y que si liquidamos cinco nos regalan un vida extra, muy necesaria, por cierto, ya que aunque comenzamos con cinco vidas, estas caerán una tras otra hasta que le cojamos el tranquillo. El requisito para ganar un vida va variando según progresamos en los niveles del juego; por ejemplo en el segundo nivel, ganaremos una si recogemos cinco sacos de correo y en el tercero si recogemos cinco botellas.

El primer nivel de circuito es relativamente fácil de completar, pero es que a partir del segundo, la dificultad se eleva hasta límites insospechados. A los ya duros competidores de este extraño deporte, se le unen obstáculos mortales como unas vallas que nos seccionarán la cabeza si colisionamos con ellos; bolas de acero que aparecen ¿botando? por alguna pista y debemos esquivar rápidamente, y otros malnacidos que permanecen en la acera y que nos lanzarán ladrillos para que demos con nuestros huesos en el suelo. Uno se podría plantear el recorrer los circuitos en la pista del fondo que es la más lenta y por tanto más fácil, pero os aseguro que si no os vais a las pistas más rápidas, no llegaréis a tiempo a la meta.

El planteamiento arcade queda demostrado una vez más cuando completemos el circuito, ya que nos bonificarán con puntos extra por el tiempo que nos sobre; cuando terminemos la partida, podremos registrar nuestro record poniendo nuestras iniciales, y es más, el juego tiene un modo demo si no pulsamos ninguna tecla en el menú, que nos enseñará la mecánica del juego como los arcades de recreativa.

Los gráficos del juego no son especialmente espectaculares, pero sí funcionales y cumplen a la perfección. Especial mención el scroll del juego; muy suave y a diferentes niveles. El sonido es austero, como corresponde a la mayoría de juegos de Spectrum 48k. Todos sabemos las limitaciones sonoras que tenía el Spectrum, y no muchos juegos lo explotaban adecuadamente. Donde destaca precisamente es en su jugabilidad, y ahí si que merece nota. Ya las revistas de la época destacaron precisamente esta cualidad. Revistas inglesas como Crash, Your Sinclair, o españolas como Microhobby, hicieron mención de su «Playability».

En definitiva, Shockway Rider es un juego difícil pero muy divertido. Ya en su tiempo me tuvo muy entretenido jugando, y ahora lo ha vuelto a hacer, y creedeme, me lo he pasado en grande. Probadlo y ya me contaréis.

Valoracion: 85% Firma: Hoz3

Hotel matarraña
Tu hotel para eventos en el matarraña
Posicionamiento Zaragoza
Posicionamiento SEO Zaragoza
Flores Zaragoza
Compra flores baratas Zaragoza

El Mundo del Spectrum

El Mundo del Spectrum es un medio digital dedicado al Sinclair ZX Spectrum, a los 80 y al Retro en general. Nació como homenaje a Microhobby en 1996 en formato revista mensual evolucionando hasta esta cuarta época. Como medio audiovisual se publica regularmente el Podcast llamado El Mundo del Spectrum Podcast y material en vídeo en el canal de Youtube. Publicados dos libros de gran éxito editorial. Si te gusta el Retro y el Spectrum en particular, esta es tu web. Bienvenido/a.

Publicaciones relacionadas

14 comentarios

  1. Simpático y original juego, pero soy incapaz de pasar de la segunda fase, me estampo siempre contra las vallas. Como juego de competición futurista y violenta le di mucho más al Skateball (más tarde reeditado como Skate Wars, pero sin cambios apreciables).

  2. Buen análisis Hoz, habrá que darle una oportunidad a este juego. No lo conocía, y al leer el análisis me ha despertado la curiosidad, he visto un vídeo en YouTube y me ha parecido bastante atractivo.

    ¡Un saludo, compañero!

  3. @USA-SOFTware: Sí, tienes razón. Es extraño y difícil ¡Pero muy divertido!

    @qar: Te recomiendo, si te da por darle otra oportunidad al juego, que en la segunda fase te mantengas en la pista central y alternes con la del fondo. Lo más fácil sería permanecer lo más posible en la del fondo, pero si lo haces, como va más lenta, se te agotará el tiempo.

    @deckard: Pruébalo. Es muy original y entretenido.

    Un saludo!

  4. Uh si! Me acuerdo de este. Era realmente intrigante y se jugaba muy bien! El efecto de perspectiva y las diferentes velocidades de los pisos estaba muy conseguido, aunque se volvía medio repetitivo, lo jugabas por lo bien que funcionaba todo.

  5. Recuerdo haberlo comprado en "Galerias Preciados" a 95 pesetas ( 0,57€, para los más jovenzuelos ¡¡Ah!! ¿Pero hay alguno aqui? 😉 ) en una promocion que hubo de software descatalogado.
    Aquel cajón lleno de juegos sigue firme en mi memoria. Me gasté una "pasta". Pude comprar el Olé Toro, Saimazoom, Babaliba, Sgrizam, Kosmic Kanga, Pogo, Starquake, Kat Trap y un laaargo etcetera (nos los pongo todos porque no estoy ahora en casa ahora). Entre todos estos éste magnífico juego, que me tuvo enganchado muchísimo tiempo y me encantó.

    Y qué grata sorpresa descubrir que éste juego gusta en general porque yo pensaba que, también, era de los pocos que lo había jugado en su época.

Deja un comentario

Botón volver arriba
Cerrar