juegos

Wec Le Mans (1988) Imagine

Nuevamente un juego que triunfa en los salones de arcades llega mediante una conversión a nuestro Spectrum. En esta ocasión de forma un poco tardía, porque no fue hasta 1988 cuando Imagine metió en nuestras vidas este simulador de carreras de la mano de su programador estrella Mike Lamb (autor, entre otros, del ultrafamosísimo Robocop), siendo el arcade original del 1986.

Konami intentó emular el tremendo éxito de Out Run enfocando la jugada desde el punto de vista de la simulación de carrera. La recreativa no intentaba plantear una carrera en sí sino una simulación de conducción de carreras combinando una cierta dinámica arcade, en la que tenemos que completar tres vueltas a un circuito esquivando oponentes. Todo ello dentro de unos límites de tiempo marcados para cada uno de los tramos (a la manera más clásica de los juegos de conducción de la época) y usando determinadas dinámicas de conducción que entroncaban con esa simulación que mencionábamos antes. Si bien el circuito no ofrece grandes sorpresas salvo algún cambio de rasante (es un recorrido bastante monótono de tres carriles uniformes) sí que resulta sorprendente lo trepidante de la acción y su velocidad, que exigirán de nosotros gran precisión de movimientos. En el arcade debemos combinar con acierto el uso de dos velocidades (a semejanza de Out Run), movimientos de volante contrarrestando el derrape, y ser capaces de dominar éste ya que reacciona a los movimientos del coche mediante un motor que simula vibraciones y resistencia a ser girado. El conjunto de arcade-cabina de conducción fue célebre en su día si bien no alcanzó la notoriedad de la cabina del Out Run, reina indiscutible de los juegos recreativos de conducción.

La versión doméstica de Spectrum tuvo el grandísimo acierto de reflejar precisamente la mayor virtud del arcade: la suavidad de movimientos y su ritmo vertiginoso. Wec Le Mans no resulta especialmente variado ni atractivo gráficamente. Es en este sentido hasta monótono y se aleja de la variedad de situaciones y escenarios de uno de sus “competidores” en el Spectrum en cuanto a calidad: el Enduro Racer. Sin embargo, Wec LE Mans depura su funcionamiento para convertirse en aquello que perseguía: una simulación suave, rápida y precisa de conducción donde el reto está en proporcionar al usuario un manejo preciso de su coche hasta despojarlo de excusas en caso de que meta la pata y se salga de la calzada. La respuesta del coche es tan inmediata que uno puede sentir cómo afecta cada pequeña decisión al cumplimiento milimétrico del trazado. El reto se transforma entonces en un mantenimiento de la atención durante cada curva, la memorización de cada centímetro de trazado y la optimización de la conducción para ganar cada segundo (segundo que sin duda nos faltará tarde o temprano en alguno de los puntos de control).

Casi podríamos asegurar que lo único que se queda por el camino respecto del arcade (más allá de las diferencias obvias) son los cambios de iluminación del trazado, que sí están presentes en C64 pero que no aportan gran cosa y que ni siquiera se echarán de menos a cambio de gozar de una versión francamente superior a la de la competencia doméstica. Mike Lamb ideó una rutina capaz de dibujar el trazado de manera muy ágil, simulando además perfectamente los cambios de rasante del circuito, de una forma nunca lograda en la máquina de Sinclair. El proyecto fue terminado por otro programador pero Mike dejó allí su impronta y su conocimiento de la máquina.

Los gráficos quizá no son lo más brillante que hemos visto en un Spectrum: el diseño del coche (muy «ladrillesco») está lejos de su equivalente por ejemplo en la versión de Amstrad, y los elementos del margen de la carretera no gozan de especial atractivo. Sin embargo estos se vuelcan en pantalla en una perfecta sincronización con el trazado de forma que la sensación de velocidad y de niveles de rasantes salen si cabe más reforzados. Mientras que el Amstrad CPC cuenta con la adaptación más atractiva gráficamente hablando, el viejo Spectrum se queda con la más suave y trepidante.

Mención especial para la música de Jonathan Dunn, un maestro de la música para máquinas de 8 bits y que aquí se descuelga con una espectacular melodía de 128k que aunque no sea de lo mejor que le hemos oído tiene su sello característico. En carrera, para nuestra desilusión, no existe ninguna melodía aunque para ser francos podría haber sido un factor de desconcentración.

En resumen, un excelente arcade-simulador de carreras, que si llega a ofrecer más variedad en su desarrollo podría haberse convertido en la quinta maravilla del ZX.

EMS
Valoracion: 89% Firma: Jesús Martínez del Vas

Plataformas Peer to business
Plataformas de Crowdlending a empresas (P2B)
Posicionamiento Zaragoza
Posicionamiento SEO Zaragoza
Flores Zaragoza
Compra flores baratas Zaragoza

jmv

Jesús Martínez del Vas (1973) es Arquitecto, Dibujante y una de las personas que más sabe del Spectrum. Nos ilustra con su arte y sus conocimientos tanto en la web, con interesantísimos artículos, como en el Podcast con sus charlas que nunca querrías que terminaran. También es un ávido coleccionista que cuenta con uno de los más completos catálogos de cintas de Spectrum en nuestro país. Responde al nick JMV, vive en Madrid y lo encontraréis por aquí casi seguro junto a un lápiz y un cassette.

Publicaciones relacionadas

9 comentarios

  1. Si, doy fe que Web Le Mans era un juego sumamente correcto, pero que quedó un poco eclipsado por otros títulos que ya empezaban a ofrecer "algo más" que una simple carrera.
    Algo que podría destacar son los cambios de nivel en el circuito, algo que ya Out Run implementaba, pero como simples "lomadas" (y mucho más lento). En este caso, se puede ver el circuito entero bajar y subir incluso en las curvas.

  2. Una vez más la mágia ha vuelto al Spectrum, ¿cómo naríces se pueden hacer conversiones de recreativas tan buenas a una máquina de 8 bits?
    Creo que estamos ante uno de los mejores juegos de coches para Spectrum, por gráficos, por físicas del coche, por suavidad de los controles, por sonido y por la originalidad de basarlo en una carrera de resistencia tan legendaria como las 24 horas de Le Mans. Un juego especial, sin duda.

Deja un comentario

Mira también

Cerrar
Botón volver arriba
Cerrar