juegos

West Bank (1985) Dinamic

Cuidado, no dispares a un inocente.

Debo reconocer que tengo especial cariño por este juego. No sólo por ser de la primera hornada de Dinamic, ni por ser un plagio sin licencia de la recreativa Bank Panic (ay, Dinamic, siempre tan reñida con la legalidad… Rocco, Satán, el pobre aficionado que programó el Fernando Martín Basket Master) sino por lo bueno y divertido que es.

Se trata de esos juegos que 25 años después puedes cogerlo sin complejos y jugarlo como si efectivamente fuera una recreativa clásica y de las buenas. Su jugabilidad es perfecta, sus tiempos medidos, y cuando fallas es exclusivamente por tu culpa, por no desenfundar rápido. Uno de los juegos de Dinamic que, en suma, mejor han aguantado el paso del tiempo.

Su planteamiento es sencillo: estás en una oficina bancaria del salvaje oeste y tienes frente a tí 12 puertas. Sólo puedes ver 3 a la vez pero puedes moverte a un lado o a otro. Llegarán clientes a depositar su dinero pero también bandidos que te dispararán sin piedad. En el caso de los malos, hay ciertas reglas a respetar: no podrás dispararles a menos que saquen un arma y te amenacen. Dentro de esta norma se establecen todo tipo de posibilidades: llega un cliente bueno y es apartado bruscamente por uno malo, por lo que tu reacción debe ser rápida; llega un malo con el arma desenfundada, con lo que se trata de dispararle y punto; llega un malo y no desenfunda hasta pasados unos segundos, por lo que debes vigilarle con el rabillo del ojo; o llega un malo, no desenfunda, ¡y te deja tu dinero!. Por no mencionar el famoso enano de los sombreros: si disparas a la pila de sombreros que lleva encima, el último de ellos esconce o una bolsa de oro o una bomba.

Todo esto que suena tan bien se vuelve una locura cuando las puertas se cierran y abren frenéticamente en niveles superiores (denominados «días»), o en las fases nocturnas en las que no se ve un pimiento. Evaluar si un malo te va a disparar o no se convertirá en un ejercicio de sangre fría y cada vez tendrás menos tiempo para reaccionar. Entre día y día habrá una fase de bonus en la que nos enfrentaremos a tres pistoleros y tendremos que derribarlos en orden de «desenfunde»: todo un duelo a muerte.

Os invito a redescubrir este clásico, que cuenta con otra gran portada de Azpiri, para que disfrutéis de su intacta jugabilidad y de su inteligente diseño, sin duda una de las mejores adaptaciones (ilegales o no) de recreativas que ha visto nuestro ordenador favorito.

Valoración global: 8.50/10

Más información:WOS
Firma: Jesús Martínez del Vas

Hotel matarraña
Tu hotel para eventos en el matarraña
Posicionamiento Zaragoza
Posicionamiento SEO Zaragoza
Flores Zaragoza
Compra flores baratas Zaragoza

jmv

Jesús Martínez del Vas (1973) es Arquitecto, Dibujante y una de las personas que más sabe del Spectrum. Nos ilustra con su arte y sus conocimientos tanto en la web, con interesantísimos artículos, como en el Podcast con sus charlas que nunca querrías que terminaran. También es un ávido coleccionista que cuenta con uno de los más completos catálogos de cintas de Spectrum en nuestro país. Responde al nick JMV, vive en Madrid y lo encontraréis por aquí casi seguro junto a un lápiz y un cassette.

Publicaciones relacionadas

20 comentarios

  1. Konamito, es que el BankPanic es mucho mejor que éste WestBank. Probé el original en el Mame y realmente a WestBank le faltan muchas cosas y detalles. Como siempre se nota que los desarrollos de la época estaban regidos por fechas y no importaba capar al juego.
    De todas formas WestBank fue uno de los juegos que más horas se llevó de mi tiempo libre en Spectrum y Amstrad.

  2. Un juegazo que me tuve que terminar hace cosa de un año en mi Spectrum…muy adictivo y alla por el 85 debia ser de lo mejor, ya que aun en el 2010 como se comenta es bastante divertido. Parece bastante dificil pero con practica se puede llegar al final!.

  3. Recuerdo que éste juego lo tenían puesto de demostración en una tienda de informática en las navidades de 1985 cuando mi hermana me regaló el Spectrum. Mee literalmente champagne el día que lo conseguí ya que me encandiló desde la primera vez que lo ví. Para mí fue una inmejorable versión del Bank Panic y, sobre todo, divertidísima. Anda que no me habré pegado yo vicios con él.
    Ah!! Y tener el original con funda de plástico firmado por Azpiri no tiene precio.

Deja un comentario

Mira también

Cerrar
Botón volver arriba
Cerrar