especiales

El Sinclair QL cumple 40 años

Justo hoy, hace 40 años, el Sinclair QL era presentado a la prensa. Este curioso ordenador, heredero del Sinclair ZX Spectrum pero con fines empresariales, fracasó en ventas y fue uno de los varios quebraderos de cabeza de Sir Clive Sinclair que acabaría con la venta de su empresa a Amstrad.

El ordenador que venía a competir con Apple y con IBM tuvo que hacerlo muy pronto también con el Amiga y el Atari ST. A pesar de su buen precio, las malas decisiones de diseño, los errores iniciales, el retraso en su comercialización y la fuerte competencia, hicieron que Sinclair se estrellara.

Sinclair QL Sir Clive Sinclair
Sir Clive Sinclair en la presentación del Sinclair QL

Su comercialización tardó en llegar y además, tanto el Sistema Operativo Sinclair QDOS (desarrollado por Tony Tebby) como el hardware, tuvieron muy poca fiabilidad y un sinfín de problemas. El microprocesador, un Motorola 68008 a 7,5 megahercios, lo hacía incompatible con el ZX Spectrum. ¿No hubiera sido mejor idea haber hecho uso del Z80 o haberlo añadido junto al Motorola para aprovechar el enorme catálogo del exitoso Spectrum?

El SuperBASIC, diseñado por Jan Jones, no estuvo exento también de problemas. ¿Qué más podía fallar? Parece que la idea fue muy buena, repleta de innovaciones, pero la ejecución precipitada y algunas decisiones resultaron en la condena del producto. Por ejemplo sus escasos 8 colores resultaron insuficientes para tratarse de un ordenador que tenía que competir en un mercado más exigente que el del Spectrum. Con el sonido, lo mismo, se quedó corto.

No todo fue malo. El precio, 399 libras, era muy ajustado comparándolo con la competencia. La presentación, estética general y el packaging estaban cuidados al detalle.

Caja Sinclair QL
Sinclair QL Apple Macbook
Comparativa del packaging entre un QL y un MacBook con más de 20 años de diferencia.

Fue una auténtica pena que, un ordenador con tantas cualidades, acabara siendo un fracaso. Esto influyó en su catálogo lúdico. Escasos juegos de calidad moderada que para nada justificaban su compra más allá de la Suite Ofimática y herramientas empresariales. Siempre los videojuegos habían animado el mercado. Sacrificar esa parte, fue un hándicap.

El Sinclair QL en España

En el artículo Investrónica, el pulso español del Spectrum (y II) pudimos recoger el testimonio de Ricardo García Gete de Investrónica (recientemente fallecido). Respecto al QL decía lo siguiente:

La respuesta de Sinclair a esta demanda de máquinas más potentes y profesionales fue el QL. «Fuimos a la presentación, al Intercontinental de Park Lane en Londres, recién inaugurado. Yo no ví una cosa igual en mi vida, ni cuando se presentaban Ferraris, un salón increíble, gente de New York Times, de todas partes, tremendo. Apareció Sir Clive con alguno de sus muchachos, Charles Cotton, e hizo su presentación. La noche anterior tuvimos una cena privada entre gente de Sinclair y los cinco o seis distribuidores principales: francés, alemán, italiano, nórdico y yo. Y entonces recuerdo que nos dijeron: “Os vamos a contar qué equipo vamos a lanzar mañana. ¿Qué procesador creéis que vamos a sacar?” Todos dijimos que el Z80, y nos revelaron que era un Motorola. Y además un 68000, y que iba a ser un ordenador parecido al Spectrum pero más grande. Eso nos pareció muy bien a todos. “¿Y la periferia que creéis que va a ser?” Pensamos que un floppy, a lo mejor un disco duro,.. “No: Microdrive”». Ricardo emite una exclamación teatral de horror. «¿Microdrives un Motorola? Y cuando llegamos al Intercontinental esa mañana, ya conocíamos toda la historia, pero los otros 200 no. Y claro, cuando se dijo lo de los Microdrives…». La decepción de los medios fue palpable. «Cuando salimos de allí, el feeling de todos los que salíamos, de todos, era de que aquello no estaba bien pulido. Salimos con mal sabor de boca».

Ricardo García Gete
Ricardo García Gete (Investrónica)

Parece que la decisión de utilizar microdrives fue un error tan evidente que desde el primer momento fue criticada por periodistas, comerciales y expertos de todo tipo. Sin embargo Investrónica se puso manos a la obra:

Aunque sabían que era un producto fallido, eran la mano de Sinclair en España y se veían obligados a trabajarlo y lanzarlo. Ya se había hecho una gran inversión en traducir manuales y en el software. «Aquello se lanzó, nosotros hicimos nuestro trabajo, y lo presentamos en el SIMO del 84, junto con el Spectrum +. Y no se sabía dónde ubicar bien, ni ellos ni nosotros, en qué mercado. Era otro precio, el de 48 se había bajado, el + se quedó con el precio anterior, pero el QL duplicaba o triplicaba el otro». Se empezó a vender pero ni mucho menos cumplió la expectativa que Sinclair había creado en todo el mundo. Aun así, Investrónica vendió entre 1000 y 2000 unidades en los dos años que tuvo de vida comercial. Por otro lado, con el gran éxito que tuvo el Spectrum + en el 1984, se comprobó que la distribución estaba plenamente consolidada. El modelo de teclas de goma, no obstante, desapareció rápidamente y las unidades sobrantes se liquidaron a través de mayoristas.

En la revista Microhobby, el QL incluso ocupó portada. En el número 4 (noviembre 1984) una genial ilustración de Ponce nos anunciaba el lanzamiento ¡POR FIN! del QL.

Portada Microhobby 4 Sinclair QL
Como siempre con una preciosa ilustración de Ponce

En ese mismo número también tuvimos el mítico anuncio a página completa al estilo del + que muchos recordamos por su gran diseño. Llegaba al mercado el hermano mayor del Spectrum, un ordenador que ya servía para hacer cosas serias en la empresa.

QL Investrónica Anuncio

A pesar de su fracaso, grupos de usuarios se juntaron para crear Clubs de Usuarios. Tanto en su época comercial como posteriormente con Internet, un buen número de personas han mantenido vivo su legado.

Pero lo dejamos de momento. Esta parte os la contaremos de forma extensa MUY PRONTO. Solo os diremos que este sábado acudiremos al evento sobre QL que se organiza en Cáceres.

Entre otras cosas, actualizaremos este especial con información extendida.

Alejandro

Alejandro Ibáñez (1978) es Empresario de nuevas tecnologías, amante de las antiguas y creador de El Mundo del Spectrum. Tuvo un Sinclair ZX Spectrum desde muy pequeño, lo que le marcaría para siempre en lo personal y sobre todo en lo profesional. Admirador de sus compañeros es también el presentador y editor del Podcast. Vive en Zaragoza y se esfuerza cada día en innovar sin dejar de analizar las lecciones del pasado en aquellos orígenes tan creativos, arriesgados e improvisados.

Publicaciones relacionadas

2 comentarios

  1. Microhobby llego un poco tarde a toda la presentación y hype respecto del QL, se empezó a publicar en Noviembre del 84.
    Para ver una crónica de aquel momento del QL hay que ver la revista ZX, en concreto los números 3 (la presentación de enero) y numero 4 (les dejan un prototipo). También se habló del tema en «muy interesante especial ordenadores».
    Son interesantes las declaraciones del hombre de Investronica. Estoy seguro que en enero del 84 ya estaban nerviosos. El Spectrum estaba bien para 1982, pero constantemente aparecían ordenadores nuevos, como el MSX y los meses siguientes todavía aparecerían mas como el Amstrad CPC. En Investronica siempre quisieron un super-spectrum, pero en UK nunca se lo dieron. No fue el QL, no fue el Spectrum+, no fue el 128. Sinclair Research parecía acéfalo, incapaz de hacer una novedad significativa en el sector. Hoy día sabemos que era verdad, había un montón de problemas en Sinclair (empresa) con Sinclair (persona), con los inversores, con los directores. Sinclair (empresa) era una jaula de grillos y fue incapaz de una renovación real del Spectrum hasta que desapareció.
    El tema del 68000 que hoy vemos como un gran acierto le parecería a Investronica mal por que en aquel momento había pocos programadores del 68000. Para juegos un Z-80 era suficiente y desde el punto de vista empresarial el rey era el CP/M, que requería un Z-80.
    Por el contrario, la opinión de los periodistas entonces era optimista, según veo en las revistas. Los periodistas parecían entender mas lo que quería Sinclair y estaban seguros que iba a ser un éxito. El principal problema que sacaban es como no los dichosos microdrives, que todos sabían eran una castaña no solo por su falta de fiabilidad, si no por que eran lentos y tenían poca capacidad. 100 kb eran pocos ya en el año 84. Pero en la revista se hacían eco de que Sinclair confiaba en que los floppies bajarían lo suficiente como para que la gente pudiera comprar una unidad externa o incluso un disco duro en el futuro. Una cosa que también señalaban es que el QL solo era compatible con si mismo. Tenia que crear su propio ecosistema, para lo cual tenia que venderse mucho, como paso con el Spectrum. Pero eso nunca sucedió, nunca se estuvo cerca de entrar en el circulo virtuoso, y fue peor con el tiempo.
    Al final duró como un año en producción. Cuando se presento en Enero Sinclair no tenia ni un prototipo, y hasta el verano no empezó a fabricarse la versión definitiva. A mediados del 85 se dejo de producir ya que los almacenes estaban llenos de stock.
    En realidad para que vamos a engañarnos, el QL era comparable en concepto a los ordenadores de entonces como el IBM PC o cualquier otro, pero era obsoleto comparado con las ideas del interfaz gráfico y el Mac que ya se había presentado a la prensa. Y por supuesto que decir de la comparación con un ST o un Amiga. Desde nuestra posición en el futuro, el QL no era en realidad un salto cuántico, la informática europea seguía retrasada con respecto a Estados Unidos.

  2. Gran aporte jm_garrido. Buena visión de lo que fue el recorrido del QL. Muy interesante lo de la revista ZX, en la que, efectivamente, hay un gran análisis de la máquina con sus pros y sus contras.

Deja una respuesta



Autoescuela Zaragoza
Sácate el carnet de conducir en Zaragoza
Páginas web Zaragoza
Páginas web de calidad Zaragoza
Camiseta España balonmano
Camiseta de la Selección Española de balonmano para adulto
Botón volver arriba