juegos

Techno Cop (1988) Gremlin Graphics

¡Nos vamos de patrulla! Toma asiento en el Delorean y ajusta el regreso a 1988, un año fantástico para nuestra amada máquina. Un año antes, Paul Verhoeven hacía saltar las alarmas en las carteleras de medio mundo con un largometraje ultraviolento y futurista, hablamos del policía robótico: Robocop. Como ya sabéis por entonces Ocean tenía la sartén por el mango en cuanto a licencias cinematográficas de peso a la hora entretenernos y obviamente la conversión de Robocop era apuesta a caballo ganador. Publicado en 1988, Ocean ponía la escena patas arriba con un juego magnífico: gráficos a la altura, niveles basados en la película, minijuegos, muchos disparos, muerte, destrucción  y un apartado sonoro increíble que sigue fresco a dia de hoy. Ese mismo año Gremlin Graphics jugaba su carta publicando un título protagonizado por otro defensor de la ley aunque esta vez sin cuerpo metálico y desprovisto de una puntería infalible como la del agente Murphy. Eso sí, nuestro madero para la ocasión, al igual que Robocop, se valía de la tecnología puntera de su coche y sus armas para anular el crimen organizado. Prepárate para apatrullar la ciudad: Techno Cop.

Techno Cop
Urbe estadounidense de fondo con macarras, indeseables, punkies y yonkies al acecho. Ingredientes esenciales para la época.

Puesto a la venta en España de la mano de Erbe (ya con su nuevo logo de por entonces), el nombre de este programa es una clara reminiscencia a la peli de Verhoeven, aunque el prota no tenga nada que ver. No sé si es solo una sensación personal pero me da que Technocop no fue un juego muy popular entre nuestra comunidad. Y me resulta bastante extraño que un programa que recuerda en algunas cosas al gran Chase H.Q. (Ocean, 1989), que por cierto aún no había sido publicado para Spectrum, mezcladas con niveles shoot’em up (cogiendo un poquito de aquí y un poquito de allá) no tuviera la repercusión que creo que este juego merece. En cualquier caso para eso estamos aquí, para rescatar obras de calado que otrora no deslumbraran como debieran por el motivo que fuera. La pantalla de carga nos va dando una idea de por dónde irán los tiros, nunca mejor dicho; un fornido agente con pelazo dorado repeinado para atrás, gafas de sol y embutido en un llamativo uniforme rojo junto a un deportivo del mismo color en primera plana. De fondo el mismo agente con un arma en pleno asalto: Coches y tiroteos. Buena combinación.

Pantalla de carga alternativa desarrollada años después del lanzamiento del juego.

El título policiaco de Gremlin fue engendrado por un equipo de desarrolladores que llegaron a coincidir en varios proyectos para el ZX Spectrum. Curiosamente, Tony R. Porter, uno de los principales artífices de la versión spectrumera, junto a Ben Daglish (otro importante activo para Gremlin Graphics) y Kevin Bulmer constituyeron dos años atrás el 75% del equipo encargado de realizar la conseguida conversión para spectrum de Gauntlet (U.S. Gold, 1986), y así repetirían con su secuela Gauntlet II (U.S. Gold, 1987). Dicho trío junto a Jon Harrison y  Gary Priest conformarían el quinteto que daría luz a la versión spectrumera de Techno Cop. Los miembros de este quinteto colaborarían entre unos y otros en años sucesivos en Gremlin como para regalarnos títulos como Basil The Mouse Detective (1987) , Footballer Of The Year (1989), Gary Lineker’s Hot Shot (1988), Gary Lineker’s Superskills (1988), ambos conocidos en estos lares como Butragueño II,  Mickey Mouse – The Computer Game (1988), Mask (1987), Super Scramble Simulator (1989) o Tour De Force (1988).

En nuestro camino algunos delincuentes intentarán sacarnos de la carretera a base de golpes.

Somos un Techno Cop, es decir, un miembro de la fuerza de elite más sofisticada para combatir la delincuencia. Hemos sido elegidos para capturar a cualquier precio a los despiadados delincuentes que tienen a la ciudad aterrorizada y para ello contamos con la tecnología de última generación más sofisticada. A saber: Un dispositivo acoplado a nuestra muñeca con la alta capacidad de rastrear delincuentes, una pistola lanza redes para neutralizarlos y una magnum para liquidarlos. Pero no queda ahí la cosa, para poder llegar a tiempo al lugar del delito tenemos a nuestra disposición el VMAX Twin Turbo Interceptor, un deportivo que pondrá en jaque a la mafia  gracias a su velocidad y capacidad de ataque. Techno Cop está estructurado básicamente en fases que incluyen dos partes diferentes; una de conducción en el que habremos de entablar algún que otro combate en carretera y aproximarnos al nuestro objetivo, y otra más centrada en el género shoot’em up cuyo objetivo es el de completar el arresto o eliminación del delincuente en cuestión.

Nuestro dispositivo proveerá valiosa información sobre los delincuentes buscados.

La primera parte decir que Techno Cop es una auténtica delicia para nuestros ojos, y no lo digo solo por lo visual sino por las sensaciones que deja la conducción del deportivo. Para empezar los indicadores son una chulada. En la parte inferior de la pantalla tenemos visión directa de nuestro dispositivo ultramoderno. Un pequeño display nos proporcionará valiosa información del sujeto a detener: rostro, nombre, edad y peso (un flashback nos llevará automáticamente a Chase H.Q.) A la derecha de este indicador tenemos el radar que nos chiva el tiempo restante para completar la tarea y la dirección a seguir. A continuación el indicador de arma que usamos en ese momento, es decir, magnum o pistola de red. A la derecha contamos con los indicadores propios del VMAX, la marcha que en ese momentos tenemos metida, las revoluciones del motor y por último la velocidad. De igual manera podemos visualizar los misiles disponibles  (Nukes), el daño del coche (Damage) así como nuestra puntuación.

El agente llega a la escena del delito.

A medida que recorremos la carretera nuestro dispositivo irá desvelando qué tipo de delito se está cometiendo, dónde y nuestro cometido final. En alguna que otra ocasión debemos capturar al criminal vivo, en otras se nos informa que podemos optar por aniquilarlo. Cuando nos aproximamos al lugar de los hechos nuestro deportivo buscará un lado de la carretera para aparcar y aquí damos paso al nivel shoot’em up. En el trayecto los diferentes conductores con los que nos toparemos intentarán sacarnos de la carretera a base de choques. No solo eso, algunas curvas son bastante pronunciadas y harán que nuestro flamante deportivo se salga y choque. Las prestaciones de nuestro bólido se verán incrementadas si llegamos al lugar del delito sin agotar el tiempo del que disponemos. De esta manera seremos obsequiados con ventajas como una mayor aceleración, mayor potencia de fuego de nuestro cañón de 20 mm, un lanzacohetes o un ariete hidráulico para protegernos o mejorar las embestidas a los coches enemigos que intenten sacarnos de la carretera. Si logramos detener o aniquilar al delincuente buscado seremos igualmente obsequiados con 3 misiles para nuestro lanzacohetes.

Cadáveres y rehenes nos saldrán al paso.

Bien, si sobrevivimos a la carretera nuestro agente aparcará el VMAX a un lado para acceder a la guarida enemiga. Ahora toca ir a pie y vernóslas cara a cara con lo más granado de los bajos fondos amén del boss de turno. Esta sección del programa está igualmente cuidada que la fase de conducción. La representación de los personajes en pantalla es ciertamente peculiar y tiene su encanto. Para la ocasión tiraremos de nuestra preciada magnum para llenar la morgue o la pistola lanzaredes para neutralizar macarras. Podemos movernos en ambas direcciones, subir o bajar de nivel haciendo uso de ascensores o salvar caidas de piso. Nuestro cometido aquí es el de valernos de nuestro dispositivo para localizar al jefe de nivel pero en el camino nos toparemos con mencionados esbirros además de civiles indefensos (a los que podremos matar si no andamos con cuidado, algo que me recuerda al notable Death Wish 3 que Gremlin Graphics publicara tiempo  atrás) o rehenes a los que podremos liberar.

Cuidado con liquidar civiles o serás penalizado.

Dispersos por el mapeado nuestro agente podrá hacerse con botiquines para recuperar vida, bolsas con dinero que nos proporcionarán puntos extra y cajas de herramientas para reparar el VMAX y reducir su daño. Durante esta segunda parte hay que ser lo suficientemente cuidadosos pues podríamos ser penalizados por varios motivos: no llegar a tiempo y que el boss escape, eliminar a un civil o caer derrotado harán que nuestro probable ascenso dentro del cuerpo quede en agua de borrajas, y es que ese es el principal incentivo para nuestro agente, sumar puntos, no solo para poder mejorar nuestro coche sino para poder ascender nuestro rango actual. Así que a tomárselo con calma porque todo lo que no cumplamos quedará evaluado y anotado para nuestra desgracia. Y es curioso porque tenemos incluso cierta libertad para hacer lo que nos venga en gana pues podemos abandonar el edificio si queremos y dirigirnos al coche de nuevo para encarrilar el camino del próximo delincuente. Y así entre pistolas, cuchillos y látigos y a lo largo de 11 niveles la lucha contra el crimen organizado se verá en entredicho gracias a los esfuerzos de nuestro agente.

La segunda arma nos permite capturar a los enemigos vivos.

Pasando a valorar Techno Cop desde el punto de vista técnico, decir que gráficamente el programa de Gremlin está más que bien resuelto. Si es cierto que el nivel del coche no es muy recargado gráficamente, por no decir que el área de juego en pantalla es ciertamente reducido. Sin embargo lo que se ve en pantalla es suficiente y es atractivo. La zona posterior del deportivo pinta un coche bastante molón y cuando le acoplamos las armas extra más todavía. Por ponerle un pero decir que le hubiera venido bien algo más de variedad de fondos a medida que uno avanza niveles pues tras algunas partidas pierde algo de encanto. En la sección shoot’em up tenemos un juego igualmente cumplidor. Representados en color amarillo, los escenarios a explorar son ciertamente parecidos pues no son más que interiores de edificios semiabandonados en los que las puertas generan al abrirse un nuevo oponente o un civil al que proteger, algo parecido a lo que viéramos en Rolling Thunder (U.S. Gold, 1988). A medida que vamos derrotando delincuentes los edificios a explorar serán más amplios y complicados de “visitar”.

Si ya contamos con un apartado visual más que correcto queda por sumar lo que yo creo que es el punto de Techno Cop, su jugabilidad. Y es que el juego te puede gustar más o menos pero lo que es innegable es lo agradable de sus animaciones y el control que tanto el coche como el agente ofrecen. A día de hoy es un juego que ha envejecido la mar de bien, se mantiene fresco y jugable desde el primer día y eso a las alturas que estamos de siglo XXI es mucho decir. El control del VMAX es ultrasuave, se deja maniobrar que da gusto. Las transiciones a escala dentro del nivel del coche están igualmente logradas y luego se añaden detallitos que se agradecen como las luces de freno, el movimiento de los neumáticos o las nubes de polvo que estos levantan. En la segunda sección el control es igualmente efectivo al igual que el movimiento de protagonista y personajes, buenas animaciones y a bastante velocidad, al igual que es scroll en pantalla, todo un logro técnico. En una de las reseñas de prensa, la de Your Sinclair, se incluye un comentario con el que estoy cien por cien de acuerdo y es que “solo el nivel del conducción es mejor que algunos de los juegos de carreras publicados este año”. Para que os hagáis una idea de lo que puede ofrecernos Techno Cop.

Nuestro modus operandi determinará si somos equipados con ventajas extra.

Por su parte el apartado sonoro está bien resuelto, especialmente la versión 128K, en la que tan solo pasar el primer bloque de carga disfrutaremos de una atractiva y extensa melodía cortesía del chip AY. Eso sí, no espereis esto durante la partida pues no contamos con melodía in-game. Aún así Techno Cop incluye una variedad de efectos sonoros bastante bien ejecutados. En cuanto a la dificultad dentro del juego está bien medida, los niveles de conducción están hechos para que podamos disfrutar del juego sin amargarnos y la parte shoot’em up muestra un reto mayor en el que la cosa se nos puede complicar rápido si queremos hacer las cosas bien. Hay que hacer mucho uso del salto para avanzar, ser muy certero con los disparos y resolutivo en la búsqueda del boss si queremos sumar puntos para ascender y mejoras para el coche.

Pasemos a comprobar qué tal fue el debut del juego de Gremlin en 1988. Advanced Computer Entertainment afirmaba en una de sus reseñas que la fase de conducción es “rápida y agradable de ver” pero que el otro nivel “no impresiona tanto aunque está igualmente bien”. Lo que penaliza es el sonido: “ Los efectos se limitan al motor del coche y los disparos”. Crash en su número 61 no llegaba a ser muy benevolente con el título de Gremlin: “Un Overlander mezclado con Robocop que promete con un nivel de conducción ciertamente bien resuelto. Sin embargo adolece de una carencia tanto de color como de atractivo pasado un tiempo. Los niveles posteriores no cumplen siquiera con un cambio cromático de los escenarios. Decepcionante (59/100)”.

The Games Machine tampoco dejó a Techno Cop en muy buen lugar aunque fue la versión de Spectrum la que mejor puntuó entre las diferentes versiones publicadas (Amstrad, Commodore, y Amiga): 54/100.

Al igual que Crash, Sinclair User consideró a Techno Cop otro cruce de juegos, esta vez entre RoadBlasters y Robocop. Finalmente le otorgaba un meritorio 82/100: “Nada impresionantemente original pero es seriamente adictivo y un serio aspirante a Must Have como regalo de navidad”.

Your Sinclair también vio a bien la llegada del juego de Gremlin: “Sorprendentemente adictiva mezcla de simulación de carrera y shoot’em up con scroll, ambos bien programados y presentados. Gremlin vuelve a estar en forma” 8/10. Microhobby estuvo, en mi opinión, certera en su análisis final: “Techno Cop es uno de esos productos a primera vista archiconocido pero que después sorprende agradablemente por su desarrollo. La idea es un refrito, con perdón, de los dos estilos de arcades más populares, con lo que se ha conseguido imprimirle un altísimo grado de adicción. A esto hay que sumar una calidad gráfica notable y un movimiento rápido y eficaz”.

Los jefes de nivel pueden despacharnos muy rápido si no estamos atentos.

La mezcla de géneros eran armas de doble filo pues algunos títulos podían mostrar su mejor cara en uno y la peor en otro, y aquí podemos hacer referencia al viejo Miami Vice (Ocean, 1986), para un servidor un juego a descubrir, o Vendetta (System 3, 1990) otro título que mezcla conducción y, esta vez, videoaventura. Pero en el caso que nos toca hoy la jugada salió bastante mejor parada. Podemos decir que Techno Cop envejeció como el buen vino. Sin ser un título excesivamente popular entre la comunidad forma parte de esa larga lista de juegos que siguen cumpliendo con lo que ofrecieron en su momento, fue y sigue siendo jugable y disfrutable, con un buen acabado y ofreciendo muchos minutos de diversión. Como hemos comprobado en algunas de las reseñas de prensa algunos mencionaron Road Blasters (U.S. Gold, 1988), otros Overlander (Elite, 1988) sin olvidar las similitudes con unos Chase H.Q. (Ocean, 1989) y Chase H.Q. II: Special Criminal Investigation (Ocean, 1990) que aún estaban por asomar la cabeza. Por su parte, el shoot’em up rememora tanto a Robocop como a Rolling Thunder (U.S. Gold, 1988), buenos juegos de los que mamar. Y hasta aquí la reseña de hoy, otro buen título de Gremlin Graphics. Animáos a subir al VMAX y rodar un ratito, seguro que lo agradecéis. Hasta la próxima. Salud y píxeles.

Dos superpolis motorizados.

Una mezcla de géneros con buen acabado.

Gráficos - 80%
Jugabilidad - 88%
Movimiento - 90%
Sonido - 70%
Adicción - 80%

82%

Gremlin Graphics sabía hacer juegos y con este volvió a demostrarlo una vez más. Temática muy recurrente pero cuando lo que tienes funciona no hay pérdida.

User Rating: No Ratings Yet !

kidsaguf

Desde siempre fascinado por los videojuegos, fundamentalmente por la etapa de los 8 bits. El ZX Spectrum le abrió un mundo que desconocía y al que hasta el día de hoy sigue volviendo encantado a pesar de los años.

Publicaciones relacionadas

5 comentarios

  1. ey, yo tambien lo jugué, me gustó mucho, aunque considero gráficamente superior en technocop q al stainless steel, el cual me encantaba a pesar de ser mas básico. Por eso lo jugué.
    No es q sea un amante de gremlin, pero tiene títulos muy atractivos, como lo fue este.
    Gracias por el aporte y por las fotos, solo falta el link a un INGAME. Un abrazo.

    1. ¡El Stainless Steel! Uno de los tapados de Mikro-gen. En su día lo probé y me encantó. Eso sí, lo recuerdo tela de difícil cuando pasas el primer nivel. Como bien dices Gremlin nos dejó títulos muy atractivos. Gracias por comentar Batustita. Un saludo.

  2. Sinceramente,no conocía de nada este juego,no m llegó en su época y no había oído hablar de él y la verdad es q creo q lo hubiera disfrutado bastante por lo q he visto,m ha parecido curioso lo q las revistas inglesas decían del título,hay una corriente importante q afirma q sabían valorar los juegos mucho mejor q aquí,es curioso q unas le dan a este juego un 5 y otras un 8,algo falla,sobre todo teniendo en cuenta q a un titulo similar,aunque pésimo como es el Miami vice,your sinclair le dio un 8,para llorar . ..en fin, gracias por la reseña pq no lo conocía de nada y voy a darle un tiento

    1. Saludos Dyk74. Es cierto que las reseñas iban muy en consonancia con los diferentes medios de prensa y gustos personales de los redactores. En fin, la historia de siempre. Me alegro que descubras el juego gracias a la lectura que hacéis del contenido que en la página de El Mundo del Spectrum ofrecemos tanto unos como otros. Estoy seguro de que Techno Cop no te defraudará. Un saludo.

Deja una respuesta



Autoescuela Zaragoza
Sácate el carnet de conducir en Zaragoza
Páginas web Zaragoza
Páginas web de calidad Zaragoza
Camiseta España balonmano
Camiseta de la Selección Española de balonmano para adulto
Botón volver arriba